Personas de todos los días.

 

“Este es mi mundo” Quizas mágico de Don Satriano..
Muchas veces todos  pensamos donde podemos encontrar lugares o mundos diferentes, quizás mágicos y únicos.   Hacemos planes, planeamos  viajes e imaginamos llegar a pueblos alejados de donde nosotros vivimos,  perdidos, detenidos en el tiempo. Esos que quizás guardan secretos, historias y cosas del pasado. Buscamos juntar los tiempos, pasado, presente y futuro. ¿Por qué?
La respuesta la tendrán a medida que lean este relato.
¡Si! Un día como tantos estaba decidido y motivado por ir a visitar a Don Satriano, un hombre campechano,  tranquilo, talabartero de oficio, conocedor y especialista en cuchillos, restaurador de antigüedades, coleccionista de todo tipo o cosas que pertenezcan al pasado.
Ese día solo tenía que viajar  hasta su pueblo llamado Belén de Escobar, ubicado en las cercanías de Buenos Aires,   muchos han sentido nombrar  este  lugar por  la “Fiesta Nacional de la Flor” que es organizada anualmente,  pues allí en sus aledaños se encuentra la mayor población de japoneses  (Especialistas en floricultura) que inmigraron en décadas pasadas a nuestro país, hoy sus viveros embellecen y alegran el lugar.
El transito estaba complicado,  mi visita a este amigo se demoraba, pero eso a mí no me importaba, sabía que en unos minutos llegaría  allí.
 Fui llegando al lugar.
Justo al llegar, como si me estuviese esperando,  Satriano estaba en la puerta de su negocio.
 Al bajar de mi auto, él me reconoció y levantó su mano con un gesto de saludo. Con agrado me dijo; ¿Como estás Carlos? Yo le respondí: Hola amigo, cómo estás, él me respondió: En la lucha, como siempre. Al mismo tiempo los dos nos dimos un abrazo. No pasó un segundo; Él me dijo: Pasa.
Creo que a veces es cuestión de saber ver las cosas y los lugares que guardan historias. La imaginación puede hacernos transportar en el tiempo. En minutos seguramente estaría retrocediendo, se los aseguro!!
A medida que entraba a su mundo mágico, podía observar las antigüedades que este hombre colecciona, estas muchas veces destruidas por el paso del tiempo o por los malos tratos que reciben.
Allí  todas se venían a mi vista, desde cuchillos antiguos, botellas, carteles, bicicletas, tejas baldosas, un buzón del correo, tachos de lechero, todos los objetos  se venían a mí, quizás me tocaban, solo tenía que saber ver y  escuchar lo que decían, como si me dijesen mírame, que te contare mi historia..
Con el correr de los años  Satriano supo ir ordenando todas  estas piezas quizás únicas en nuestro país. Mientras comenzamos a conversar mi vista seguía investigando los distintos lugares y rincones, él sentado,  yo  mientras tanto caminaba inquieto y lo felicitaba al mismo tiempo. De pronto se escucha el timbre del teléfono Satriano se levanta para atender el llamado y mientras tanto me dice; Siéntate Carlos, por favor quédate quieto. No tuve muchas opciones, fue así que me senté, pero mi vista quedo fija en ese viejo buzón de correo, rojo impecable, quizás sentía su vibración en el tiempo pasado… En ese instante  lo imagine, quizás lo vi como si fuese una foto en mi cabeza… En una esquina, amurado al piso en un tiempo pasado, lo veía y me preguntaba. ¿Cuántas cartas fueron tiradas? En ese viejo buzón. ¿Cuántas cartas de amor? ¿Cuántas cartas de esperanza? ¿Cuántas despedidas? Tristezas y alegrías pasaron por sus entrañas, quizás todavía ese viejo mantenía muchos secretos de gente que alguna vez vivió, amo y hoy quizás ya estén muertos..
Satriano  colgó el tubo del teléfono, tomo asiento y nuevamente comenzamos a conversar. Yo le  dije;  Satriano, me alegro de estar aquí. Él me respondió; Yo me alegro por tu visita Carlos. Satriano me  dice;  Aquí estoy en  mi mundo,  tranquilo y feliz. Yo le dije; Todo cada vez más complicado, la seguridad,  la pobreza todo complica nuestros días, nuestra forma de vivir en paz, quizás  esto debe cambiar; Él me responde; No creas que no sepa lo que sucede allí afuera, solo comparto el mundo exterior, cuando leo el diario todos los días, me informo de todas las cosas que pasan y  después vuelvo a mi lugar.  En ese momento le pregunte; ¿Fuiste a Montevideo?  a visitar a ese afilador de cuchillos que esta a pocas cuadras del Teatro Solís. ¡Si! Por su puesto, allí me sorprendí, ubique ese lugar que tú me recomendaste para visitar y pude ver ese antiguo taller en donde  afilan cuchillos y herramientas de corte  desde el año 1890, pucha  que placer me dio ver a esos hombres artesanos, trabajando, disfrutando de lo que hacen.
(Yo sabía que ese lugar iba a ser de su agrado y en el viaje anterior le había pasado la información.)
Satriano en ese momento, se levanto y fue a buscar una botella de ginebra, saco dos copitas y me dijo ¡Mira! Estas copitas eran de una Estancia de Escobar y fueron traídas desde Francia a la Argentina en el año 1830. Le respondí; Es un  gusto compartir esta ginebra contigo; No el gusto es mío, me respondió con una sonrisa.
La charla se puso sabrosa, cuando comenzamos recordar lugares que él y yo  conocemos en común pero siempre viajamos en tiempos y momentos diferentes. (Patagonia, Uruguay, Brasil). Tantos lugares surgían en ese momento, que parecía que nuestras palabras se chocaban el aire. Intercambiamos información de los pueblos que teníamos que visitar en el futuro, para encontrar algunas cosas, él alguna antigüedad perdida en el tiempo, yo en cambio  quizás una historia de vida. El tiempo se terminaba, todavía me quedaba el sabor de la ginebra en mi paladar. También existía en mi persona la sensación extraordinaria de haber entrado a un mundo mágico.
Fue así que me levante y le dije; Gracias Satriano, fue una tarde estupenda; Él me respondió: Para mí también, cuando quieras volver esta es tu casa. Nos dimos un abrazo de despedida y me fui.
En mi interior pensaba:
En un tiempo no muy lejano volveré al “Mundo de Don Satriano” “Quizás un mundo mágico”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s