Reflexiones

Foto: Cruz del Sur

Hoy sábado me fui a la zona rural, el día se prestaba…, campo, asado…

Quizás encontré uno de esos carruajes que mencionaba… Jorge Luis Borges, él en uno de sus libros (Evaristo Carriego. Buenos Aires, 1930) de las inscripciones de los carros. Entre las que él cita estaría próximo a nuestro tema aquel carrito frutero que, además de ser su presumible nombre “El preferido del barrio” afirmaba satisfecho:

 “Yo lo digo y lo sostengo/ que a nadie envidia le tengo”.
Tenemos todavía carros y carritos más pequeños por la ciudad. Carros para mudanzas, desvencijados, arrastrados por escuálidos matungos, carretones de verduleros, trasladados por el propio vendedor, etc.
De aquellos primeros carros a este confort que ofrecía la aldea 30 ó 40 años después, se había dado un enorme paso en las comunicaciones, al instalarse el ferrocarril que en el caso de Rafaela, comunicaba a esta con todos los extremos del país. Pero el coche y el tilbury siguieron existiendo, también los sulkys y las chatas, con los cuales los colonos se desplazaban hasta el pueblo a hacer sus compras…

Ruedas de carretas. Foto Cruz del Sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s