¿Por qué mi avatar?

Desde pequeño me apasionaron los caballos, pase mucho tiempo entreverado con ellos y con gente de campo.

Pero esta no es mi historia, simplemente los protagonistas son, un muchacho – Isidoro y su caballo Carlin.

Isidoro hoy tiene 18 años, es hijo de un gran amigo.

Año 2004… Isidoro comienza a montar caballos prestados en un club de equitación que está instalado en los campos del regimiento del ejército en un pueblo llamado Campo de Mayo. Su pasión y desvelo por los caballos ya había comenzado mucho antes. Doy fe…

Año 2005… Carlin, un caballo desnutrido y abandonado por su dueño en ese mismo club, comienza a ser un problema y un gasto para los administradores del lugar.

Su destino final seria en ese tiempo, venderlo para tirar a un carro o  un frigorífico.  

Pero como digo siempre: A veces los caminos, destinos se cruzan en un punto mágico.

Isidoro jinete sin caballo y Carlin corcel sin jinete y amo, se encuentran en el preciso lugar e instante de sus vidas. Isi, enterado del destino de Carlin, comenzó a mover cielo y tierra para quedarse con Carlin, para esta empresa, se ofreció a barear caballos de otros jinetes, inclusive llevar de tiro a otros caballos de polo.

“Toda la magia se dio” Isidoro y Carlin, ya eran un equipo.

Año 2006… Un día llega al club una invitación para correr Endurance (Carreras de aproximadamente 30 km por día en varias etapas.)  

Isidoro se inscribe y comienza a participar. Fueron varias con buenos resultados.

Año 2007… Se organizan los juegos Panamericanos en Brasil.

Isidoro por las performance en todas las carreras nacionales es invitado a participar en esos juegos junto a Carlin, representando a la Argentina. Consigue el tercer puesto en juveniles.

La hazaña había terminado, ya había que regresar, Isidoro estaba preparando a Carlin para embarcarlo en el transporte que lo regresaría a la Argentina.

Pero el no sabia, que muchos estaban interesados en comprar a Carlin, fue así que empezó a recibir propuestas de compra, llegaron a ofrecer por Carlin hasta U$S 30.000.

Pero a todos,  Isidoro – Respondió con firmeza y decisión:

“Es parte mí no se vende”

El amor a su caballo no tenia precio alguno.

Hoy siguen participando, en torneos y sus vidas unidas por el destino, galopan juntas por la historia de la vida y el amor.

Cruz del Sur

 

4 Respuestas a “¿Por qué mi avatar?

  1. ¡Qué fuerza de voluntad y cariño hacia el caballo para rechazar las ofertas! Es como si fuese su amigo o una parte de su alma. ¿Puede uno llegar a venderse?
    Me inclino ante esta historia… ¡es digna de película!
    P.D.: No sé si me precipito al pensar que, por lo que cuentas, te has rodeado de muy buenas personas a lo largo de tu vida, ¿no? ¡Qué suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s