Cómplices en una noche Carioca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cómplices en una noche Carioca

La plataforma de perforación petrolera off-shore-Espíritu Santo, estaba ubicada a 500 millas al norte de Río de Janeiro sobre las aguas del océano atlántico.

Charly estaba esperando en el helipuerto de la plataforma  al helicóptero Eurocopter que lo llevaría de regreso al Aeropuerto Santos Dumont en Río.

El día era agradable, la brisa corría suave, el mar como en una postal posaba tranquilo, eran 360 grados de horizonte sin nubes, la actividad en la plataforma continuaba.

A lo lejos comienza a escucharse el sonido entrecortado de las aspas del helicóptero.

Joao el banderillero comienza a prepararse para indicar las maniobras de aproximación de la nave al helipuerto, al mismo tiempo mira a Charly y levantando el dedo pulgar lo saluda.

Hola Charly le dice el piloto al recibirlo es su aeronave – Hola Milton, le responde Charly – Voy regresando, tengo unos días de franco, por fin puedo descansar después de 10 días en la plataforma – ¿Te quedas en Río? – Si, le responde Charly.

Hotel San Corrado – Río

Señor – ¿Qué va a tomar? Le pregunta el camarero a Charly – Café preto, responde en portuñol, mientras me traes el café, voy a servirme unas delicias en la mesa del desayunador – OK.

Charly estaba eligiendo unas masas y unas rebanadas de queso, cuando de pronto una muchacha distraída y sin darse cuenta lo empuja a Charly.

Ella sonrojada le dice  – Mil perdones señor – Le ruego me disculpe – (Con acento español)

No, tengo nada que perdonar, le responde Charly, a veces suceden estas cosas – ¿Cómo te llamas? Le pregunto Charly a la muchacha – Virginia, ¿Y tú? – Charly, te invito a compartir mi mesa – Bueno, después de tanta torpeza, no hay ningún problema.

Ella quizás en ese momento dudo, pero su repuesta no fue pensada, le salió el sí de su boca rápidamente.

En pocos minutos ella y él estaban sentados juntos compartiendo el desayuno.

Charly, le pregunta. ¿A qué te dedicas? – Soy bióloga marina, pertenezco a una Fundación Española que estudia los daños medioambientales, aquí en Brasil – ¿Y tú? – Trabajo en una plataforma petrolera.

La conversación fue amena, las preguntas y respuestas fluían…

Pasaron unos minutos  y Virginia le dice; – Me tengo que ir, fue muy agradable compartir la mesa contigo – Bueno, para mí también, pero me gustaría invitarte a cenar esta noche. Ella pensó que no debería, pero el sí…,  asomo rápidamente. – Bueno, ¿A qué hora? – A las 8 pm – Bueno – a esa hora estaré en el lobby.

Pasaban las horas, Charly haciendo honor a su descanso fue a caminar por la Beira mar, tomo unas cervezas y disfruto del sol carioca, beleza, mar y Praia…

Lobby 8 pm

Charly estaba sentado en los sillones del lobby mirando hacia la puerta de entrada del hotel, cuando de pronto aparece Virginia, diosa parecía, vestido negro, corto y sostenido por dos pequeños breteles…, rouge color uva  y sombras…, perfume francés…

Virginia- Hola, Charly – Hola. ¡Que bonita estás! – No es para tanto, responde Virginia – Tú también estás guapo.

Los dos eran cómplices en una noche Carioca que estaba por comenzar.

Virginia; Yo no conozco mucho aquí –

Bueno, te llevaré a una pequeña casona;  responde Charly – Bueno, tú eres el anfitrión, le respondió dulcemente Virginia.

La casona estaba en la afueras de Río, junto al mar…, su fachada antigua pintada de color arcilla roja con dos faroles antiguos que alumbraban la pequeña entrada. En ella estaba el celoso portero negro que solicitaba las reservas para cenar esa noche…, entrando la luz tenue adornaba el lugar donde estaban las mesas de madera rustica con manteles de hilo blanco entre bordado, todo…, debajo de una añosa glicina que bañaba con su perfume a los comensales de esa noche.

Velas en la mesa, sillas de madera revestidas en paja esterillada…, vino blanco bien frío…, frutos de mar…, música suave…, quizás Vinicius de Moraes…, después Champagne…, todo eso anunciaba una noche Carioca de un hombre y una mujer…

¿Bailamos? Le pregunto Charly – Ella respondió dulcemente – ¡Sí!   

Cruz del Sur

12 Respuestas a “Cómplices en una noche Carioca

  1. mmmmm…. Virginia y Charly son dos afortunados!!! mucha magia hay en ese encuentro que ninguno olvidara…o sera que desde ese encuentro no se separan mas??!!
    la musica un disfrute para mi ser!!! GRACIAS!!

  2. I read it in spanish, I understand thanks to all the telenovelas I saw during my time in Romania😉 plus, the languages are both latin.
    Very nice, story really ressembles mine somehow, what a thing !🙂
    But I am not amazed, I saw already in your posts that you have a nice style of writing .

      • I am romanian, but have been living in DK for the last 11 years. But the language for writing is romanian,of course🙂 the best way to express myself.Gracias Carlos🙂
        Besides, I think you have started writing before me, I only started with that story about the drawing, and then somehow the others just came. That was only in the last month or so :))

  3. You know Carlos, I have started lately writing poems,too. For children but also for my soul. It is amazing, I never thought I could do😀. But I enjoy it, as long as the inspiration lasts.
    I like this photo of Rio, is wonderful. My husband is going to be there very soon,for a week.Hope that woman in black dress stays away from him😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s