¿Bien o mal?

Las estaciones del año a veces me hacen viajar por el tiempo, cada una de ellas por sus características me hacen recordar…

 

Otoño en la Isla de Tierra del Fuego

 

Dormía plácidamente, las 6,30 am, suena el despertador… ¿Dónde estoy? – Tarde segundos en darme cuenta que estaba en la habitación de la vieja posada. Me levante instintivamente, me lave la cara, no me afeite, pues tenía una barba corta desde hacía un tiempo… (El afeitarse a veces se convierte en una rutina traumática) En pocos minutos estaba listo para ir a desayunar… Me dirigí a la planta inferior…, a pocos metros antes de llegar, ya podía oler el aroma a pan casero que preparaba el cocinero de la posada…, café, pan y un jugo de naranja los constituyentes necesarios para salir a trabajar en esa mañana fría y oscura… ( En Tierra del fuego, amanece a las 10 am). Todos los días debía viajar en mi camioneta hasta el equipo de perforación de pozos de petróleo que estaba situado a unos 150 km al norte en la isla…, debía recorrer una carretera de asfalto que bordea el océano atlántico sur y luego internarme en los caminos y senderos de tierra y piedra que cruzan las estancias patagónicas ovejeras por excelencia…

Esa mañana debía sacarme una espina que tenía clavada en mi corazón desde hacía varios días…, a veces corregir los destinos depende de nosotros bien o mal, ya lo tenía decidido…

El sol comenzaba a asomarse por el este, había dejado el Cabo Peña, La estancia Las Violetas y ya internado en la ruta de tierra cruzando lomadas entre los cerros y arroyos me dirigía al equipo…, conducir por los caminos de tierra tiene cierta magia, sentir que las piedras golpean en los guardafangos, desplazarse a una velocidad donde el vehículo parece como que se despega del camino es emocionante y extraordinaria…

 

Minutos más tarde…

 

Había llegado al guardaganado. (En muchas estancias patagónicas para evitar que las ovejas crucen de un campo a otro en los guardaganados dejan en custodia a un perro ovejero atado con una cadena y así evitan que las ovejas crucen.)

 

Allí estaba ese perro ovejero, negro y blanco, en ese lugar que había cruzado tantas veces, lugar solitario y lejano de la Patagonia. Cada día yo bajaba de la camioneta y me pasaba mucho tiempo acariciándolo, él parecía conocerme, me lamia la cara, me ladraba como si pudiese hablar y cuando me iba aullaba como un lobo… Cuando me alejaba lo observaba por el espejo retrovisor y podía percibir ese dolor que luego me acompañaba durante toda la noche…, él tenía un trabajo y le pagaban con comida… “Pero era esclavo”…   Su cadena era mi cadena…

 

Como si supiese que ya estaba llegando el perro comenzó a saltar y a ladrar, baje de la camioneta, camine unos pasos hasta llegar a él, ahí comenzó a lamerme la cara, al mismo tiempo lo tome del collar y lo libere, mire al sur al norte, a todos lados, como si  observaran…, pero ya no me importaba…, juntos nos subimos a la camioneta y nos fuimos hasta el equipo de perforación…

En el tráiler del personal del equipo estaba Ramón, Chileno y cocinero…, cuando vio al perro me dijo –  Es más bonito de lo que imaginaba… – Bueno, Ramón, hoy además de cocinar, vas la bañar al Negro – Ese sería su nombre, sencillo, pero otro no podía tener…

 

A la tarde regresamos el Negro y yo a Río Grande. Allí estaría su nueva casa, calefaccionada y con todas las comodidades…, nada de cadenas, ni largas noches solitarias…, y amor lo que más necesitaba…

Su nuevo amo “El viejo Matías”…, un hombre jubilado de gran corazón…, que ya sabía de mi espina y de mi plan…, ” Bien o mal” … “El Negro tuvo otro destino…”

 

Cruz del Sur

 

 

 

 

28 Respuestas a “¿Bien o mal?

  1. Que excelente texto has escrito. Mira que esos caminos los he transitado, pues para llegar a algunas comunidades como bien dices hay que bajarse de la camioneta y abrir el guardaganados, pero nunca me pensé que dejaran un perro, pues por aca la oveja es poca. Pereo entiendo esa soledad de los caminos y el paisaje. Lo que hiciste es genial… me auno a ti y dar libertad.

    • Las estancias patagónicas se caracterizan por tener miles de ovejas… Bien o mal cambio el destino del Negro…, pero por suerte tú sabes de lo que hablo… gracias como siempre amigo Rub
      Un abrazo
      C.

  2. Tierno relato. Quienes hemos tenido perro, sabemos del cariño que pueden dar, que nos entienden con mirarnos, y que siempre que estas mal te buscan y se sientan a tus pies, a tu lado, para que sepas, que aunque estes mal, él no te abandona.
    Por cierto, es precioso Negro.
    Besos.🙂

  3. No sé, entiendo lo que has hecho, pero…el perro estaba allí haciendo un trabajo, no estaba abandonado, era para evitar accidentes, aveces por compasión hacemos cosas que traen consecuencias no deseadas.
    El relato, como describes esa tierra, precioso, hice el trayecto contigo.
    Saludos.

    • El camino era poco transitado, una ruta perdida, el estanciero modifico el guardaganado y lo hizo más profundo, en definitiva todo era para evitar que las ovejas pasen de un campo a otro…
      Algún día contaré más sobre el Viejo Matías y el perro “Negro”
      Abrazos
      C.

  4. Puede que terminara haciendo yo lo mismo, pues me da mucha pena el privamiento a la libertad en este caso.Y aunque entiendo que era su trabajo no creo que se le preguntara si le gustaba estar encadenado..Me pregunto (si es normal que se pongan perros asi ovejeros controlando que no crucen la carretera..)Como es que las ovejas no intentan cruzar de igual forma pero por otra parte.. perdon por mi ignorancia..

    Besos.

    • Patagonia tierra donde el horizonte se pierde, con pocos habitantes…, entre campo y campo se divide con alambrados de púas. Cuando hay un camino secundario sin importancia es normal que instalen un guardaganado con cierta profundidad debajo de la reja…, algunos utilizaban a un perro para que las ovejas no pasen y con un guardaganado muy económico…
      En fin bien o mal…, ya es historia¡ El Negro y el viejo Matías fueron compañeros inseparables¡¡
      Esa quizás sea otra historia…
      Besos
      C.

  5. Me ha encantado el relato, no sólo he viajado contigo por aquellos caminos, si no que he sentido la emoción que debió suponer la liberación de Negro. Desde luego, bien o mal, hubiese hecho lo mismo, seguro que desde aquel día Negro fué feliz.
    Un fuerte abrazo

  6. Un relato emotivo. Los cercos de piedra, dividiendo esas grandes extenciones, donde la mirada se pierde. La gran soledad por compañera. El encuentro tuyo con el perro tiene la espontaneidad del amor a primera vista. Creo que la mirada del can lo dice todo.
    Hasta pronto. Un abrazo Carlos.

    • Stella, gracias por compartir “Bueno o malo“ con los animales tengo un cierta debilidad y un amor especial! Muchas veces hay gente que es indiferente con ellos…
      Si tendría que hacerlo de nuevo, lo haría…
      Un saludo grande.
      C.

    • Me alegra que te haya gustado una historia del sur, allí como puedes apreciar el cielo tiene un color azul especial…, allí donde se pierde el viento y la mirada no encuentra el final…
      Besos
      C.

  7. Liberaste al perro, porque tu espíritu no pudo evitarlo. Él prácticamente te lo pedía a base de lametones, ladridos y saltos, era lo justo. Bella narración.
    Saludos.Raf

  8. Ójala pudieramos hacer siempre los mismo ante las injusticias que se cometen. Liberar, y proporcionar un nuevo destino al ser que estaba esclavizado.
    Ternura y amor siempre en tus líneas.
    Un abrazo amigo

  9. Me gusta la consistencia de esta historia, un hombre que ama a los animales, no podía haber hecho otra cosa.
    Me quedo con la imagen del hombre bajandose en el camino a acariciar al perro… liberandolo…
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s