Una carretera en el sur…

Recuerdo cuando transitaba una carretera a la orilla del océano atlántico en el sur patagónico.

Lugar con extensiones inmensas…, pocas personas…, Nadie, nada y todo…  

Allí eres dueño de esa naturaleza, quizás egoísta y afortunado, espectador solitario del mejor espectáculo natural…, la música…, la arregla el viento, la paz se puede respirar, quizás tocar…¿La luz? … Pues no hace falta, puedes ver en la oscuridad…, los aromas nacen de la tierra…

¡Todo puede esperar! ¿Para qué correr? Si los bosques no corren y las estrellas siempre están. Las olas vienen y van, la marea lleva y después trae… ¡Esperar sí!  Cuando llegue la noche…”A esa estrella fugaz”

Un día escribí:  

Mientras viajo entre dos mundos, dos estaciones, en el tiempo…

Lugares mágicos, azules…, también a veces de fantasía…

¡Estrellas se cruzan en mi camino!

Estrellas son…,  las que brillan en mi universo.

A veces una estrella fugaz deja marcado en cielo su trayectoria, tan solo segundos se suceden en esos momentos mágicos…, fugazmente como rayos de luz…

Hoy sucedió mágicamente, pude observar una estrella fugaz con un brillo especial, ese que pocas veces se aprecia en las noches australes de verano,  si…, en esas noches donde el cielo suele acariciar suavemente a  la llanura patagónica, reflejarse en los lagos y… abrazar a los bosques milenarios.

Segundos…, minutos…, más tarde pensé…,  tengo a una estrella amiga…

¡Todo puede esperar!

Cruz del Sur

22 Respuestas a “Una carretera en el sur…

  1. Da gusto leer todos tus relatos, pero me encanta, sobre todo, cuando los relatos describen aquellos lugares. Desde hace años mi sueño es viajar a Argentina, hace tiempo quería recorrerla entera desde el norte hasta el sur (al menos desde Cordoba o Entre Rios), luego pasé a conformarme con conocer las provincias más importantes y ahora viendo como están las cosas me conformo con conocer Buenos Aires, La Pampa y desde luego la Tierra de Fuego, así es que por si acoaso nunca llego a conocerlos te agradezco estos relatos que me transportan hasta allí, y esas fotos que los acompañan que me permiten ver las maravillas aquellas aunque sea a distancia.
    Un abrazo.
    Cris

    • Gracias por tus comentarios, no pierdas las esperanzas, ya algún día llegaras a recorrer estas tierras…, todos esos lugares son maravillosos para conocer, pero la Patagonia es realmente el teatro de la vida…, mágica…
      Un beso
      C.

  2. Que bonito paisaje!!Te felicito por el escrito.
    Me encantan las estrellas fugaces aunque aqui no se dejen asomar demasiado pero como buena observadora de las noches estrelladas alguna corre por el firmamento como si de prisa se tratara al ecuentro de quien sabe que … almenos por un momento es la reina de todas con su brillo y estela..
    abrazotes

    • Siempre se pueden observar en la inmensidad esas estrellas que pasan…, el lugar es como un reino…, los paisajes te quedan en la retina para siempre…, perder la vista en el horizonte es fabuloso… Gracias por compartir¡
      Besos
      C.

  3. Ante tanta belleza… todo puede esperar.
    En esas tierras inmensas donde el horizonte no tiene fin… todo puede esperar.
    Donde la vista no alcanza a ver el final… todo puede esperar.
    Tienes razón … cuando te rodea tanta belleza, tanta inmensidad… la vida se detiene… todo puede esperar.
    Un fuerte abrazo Cruz del Sur

    • La vida en esos lugares tiene un encanto especial. Yo sé que tu hijo te lo ha mencionado y bueno tiene un premio en una de sus fotos maravillosas…, espero verte alguna vez en ese horizonte y a lo lejos…, saludando y buscando el eco entre las montañas…
      Besos para ti y Rafael
      C.

  4. Lejos de la urbes, cerca de la soledad, del cielo y de Dios. Bendita estrella que nos permite fantasear y tener fe de que el mundo que dejaremos a nuestros hijos pudiese ser mejor que el que recibimos. Esperemos que sí… un abrazo

  5. Esa inmensidad, ese horizonte sin fin…, lo sentí en Castilla-La Mancha, hace muchos años, andabamos viajando de acampada, uno se siente bien, forma parte de la naturaleza.
    Un abrazo.

  6. Recibo tu paz en mi espíritu y prometo tomarme las cosas con más tranquilidad. Todo puede esperar, lo reconozco.
    Un saludo. Rafa

    • Sabes Stella, llegaron las cenizas del volcán a Buenos Aires, quizás por tus pagos también han de llegar…, pero todo este fenómeno me atrae…, es como conectarme con la Patagonia, me iría ya a esos lugares…, prefiero la tierra al asfalto…, el frío al calor artificial…, el cielo con estrellas al cielo sin estrellas de la ciudad…
      Abrazos
      C.

  7. ¡Todo puede esperar! ¿Para qué correr? Si los bosques no corren y las estrellas siempre están. Las olas vienen y van, la marea lleva y después trae… ¡Esperar sí! Cuando llegue la noche…”A esa estrella fugaz”
    Que hermoso algo para reflexionar en este mundo tan activo que no para de girar, momentos magicos en lugares lejanos y panoramas de ensueño como los que tu nos traes son tesores invaluables.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s