Caminos del Fin del mundo…

Día viernes en Río Grande – Tierra del Fuego

Después de una jornada de trabajo y aprovechando el fin de semana, había decidido viajar a la ciudad de Punta Arenas – Chile.

Disponía de dos días para estar en la ciudad más austral de ese país hermano. Tomé mi bolso, cargué combustible y así comencé ese viaje.

Recordar me cuesta poco trabajo, esos lugares ya son parte de mi genética, paisajes dotados de una belleza difícil de olvidar. Son como los bellos e impactantes ojos de una mujer bonita que jamás se olvidan…, quizás hechizos mágicos se fusionan en aquellas tierras aun vírgenes…, allí donde la naturaleza cada día se despierta con atrevimiento y coraje, cada día es diferente, el viento a veces huracanado, la nieve o tormentas de tierra muestran esa energía indomable, en cambio los días calmos son como la piel suave de una mujer que desprende una química especial, sensual y estímula el cuerpo y alma…

Siempre una parada obligatoria detenía mi marcha, el lugar una pequeña casa de chapa que estaba en un campo ovejero patagónico, allí donde el horizonte tenía un muro montañoso que frenaba a la mirada, pero pintaba la mejor pintura para la vista…  Allí vivía Tomás un viejo amigo, él era un ingeniero petrolero retirado, después de haber hecho fortuna en los yacimientos de Arabia Saudita, compró esas tierras…

Él exigía como si fuese un peaje simbólico, deternerse a visitarlo, era obligatorio, aún por un par de horas pero eso sí, el pago no se hacía con moneda, sino con una torta casera de chocolate que prepara una vieja llamada Ramona de la ciudad de Río Grande.

Ese viernes la parada era un hecho, entre torta, mate y después un cordero asado de cena demore mi viaje hasta el otro día…

 Sábado

Mientras conducía por el camino de ripio los primeros rayos de sol aparecían por el este, como si el océano atlántico sur hubiese guardado al astro rey en sus entrañas, así comenzó a mostrar su figura… La música de las piedras golpeando las chapas del fondo de camioneta, parecían tiros de revólver, entre cerros y campos de ovejas continuaba mi camino. Me esperaba el cruce en balsa del Estrecho de Magallanes, había pasado la frontera y los carabineros Chilenos, tranquilos como siempre y preguntando lo mismo… ¿A dónde va? ¿De dónde viene? ¿Qué hace? Y pues, después el golpe furioso del sello en la documentación, esta autorizado para pasar…

Para ver este video, apague el MIXPOD que está a la derecha

Para 1520 ya se sabía de la existencia de otro gran océano, el Mar del Sur, sin embargo faltaba por descubrir una vía marítima que lo comunicara con el Atlántico. Esta fue una de las principales misiones que debía cumplir la primera vuelta a la tierra, expedición a cargo de Hernando de Magallanes, un reconocido navegante de origen portugués al servicio de la corona española. Tras 13 meses de navegación, el el 21 de octubre de 1520, sus 5 embarcaciones llegan a la desembocadura y unen los dos océanos.

Después del cruce y transitar por una larga ruta de asfalto llegué a esa maravillosa ciudad, el Hotel Cabo de Hornos sería el hotel donde pasaría la noche…

 Esta ciudad guarda mucha historia  relacionada a los ganaderos Argentinos/Chilenos más importantes de la zona, hoy las grandes estancias de Tierra del Fuego.

http://www.interpatagonia.com/paseos/sara_braun/

Lo que sucedió el día domingo y en el regreso…, estarán en otra historia…, quizás algún día…, quizás…

Tomás vive ahora en New Zealand.

Cruz del Sur

 

29 Respuestas a “Caminos del Fin del mundo…

  1. Se me hace mágico que te encuentres tan lejos. Lo que nombras me remite a la escuela primaria y a mis clases de geografía. Tierran tan alejadas, que nunca creí que un dia supiera de ellas como información de primera mano. Gracias Carlos y en este aquí y ahora donde es que vives?

    • Gracias amigo, gran parte de mi vida la pase en la Patagonia, trabaje mucho tiempo en la actividad petrolera, viaje por Sudamérica por muchos lados, inclusive en una oportunidad fui a tu país y visite Pemex y el Instituto Mexicano de petróleo. Ahora manejo negocios de dos empresas de México aquí…, vivo en B. Aires. Un abrazo, estamos en contacto.
      C.
      PD: Me alegra que te guste esta Patagonia lejana¡¡

    • Gracias por tu saludo y por acompañarme, para mí es un placer recibir comentarios como los tuyos, hace poco tiempo que escribo y tengo mucho para contar de los viajes, de los lugares, también viaje mucho por Brasil, cuando se viaja se vive distinto…
      Un abrazo para ti…
      C.

    • Algún día te veré en la Patagonia recorriendo esos lugares donde el viento se pierde en la lejanía, el día que vengas te doy un consejo, no debes comer el fruto del Calafate, se dice que el que come ese fruto siempre regresa¡¡¡
      Un abrazo para ti…
      C.

  2. Viajes espectaculares, preciosas fotos, mezcladas con tus bellas letras hacen de este blog, deseable para venir a relajarse y reflexionar.
    Bruno Mars “Again” lo puse también en uno de mis relatos, te confesaré algo, cuando me dispongo a escribir, vengo a tu blog a escuchar tu MIXPOD, la música que tienes seleccionada me inspirá, de hecho de ahi tomé a Bruno Mars😉
    Besos🙂

  3. Viajar contigo a través de tus palabras e imágenes es todo un placer Cruz…me encanta esa comparación que haces de la naturaleza con el encanto de una mujer🙂 Son viajes muy entrañables que debes cuidar con esmero en tu memoria…esos paisajes, esa pequeña casita de chapa…esos campos ovejeros patágonicos, ese hombre que obligaba a echar un ratito contigo…esa torta de chocolate que te sabía a gloria…todas esas pequeñas cosas que de alguna manera, con el paso del tiempo te traerá dulces recuerdos…
    Con lo que a mí me gusta viajar…tiene que ser fascinante recorrer aquellos lugares…para mí tan lejanos…

    Un abrazo muy fuerte querido amigo…y cuidate muchoooo.
    Besitos.

    • Doradita, gracias por tus palabras. Siempre apareces mágicamente con tus letras. Es verdad todo lo que tú dices…, pero vuelta a vuelta regreso aquellos lugares para seguir descubriendo cosas…
      Viajar que bueno¡
      Estamos en contacto y buen finde…
      Un beso
      C.

  4. Carlos, que emoción! Estuve en Punta Arenas y me hospedé en el hotel Cabo de Hornos, precioso por cierto, antes de embarcar para atravesar el canal de Beagle y llegar al cabo de Hornos! Maravillosos recuerdos que recupero aquí en tu post. Gracias!
    Un abrazo,

    • Anne, me alegra que este post te regrese a esos lugares. Bella ciudad en el fin del mundo, seguramente tú visitaste un restorán Sotito´S, allí preparan unos platos típicos con mariscos y pescados…, gracias por pasearte, sabes que me gusta¡
      Un abrazo

  5. Gracias por compartir otro de tus viajes C., siempre me ha parecido fascinante Cabo de Hornos… es grato ver estos lugares a través de tus ojos, la manera tan especial como relatas…, un abrazo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s